miércoles, 5 de agosto de 2015

CRÓNICA DE UN SUICIDIO


( .Dibujo del horror
... he visto la muerte en campos de amor.)

.


Inquietud doliente que al alma encierras
en prisiones tan oscuras como el luto
por la muerte de la fe y de la esperanza.
Desasosiego absoluto carente de respeto
por el tiempo o el cansancio…
¡perdura!,¡ perdura! , perdura
en el pozo siniestro y atrayente,
en la bala reservada en la umbría
y oculta cavidad del asco propio.
Rumia el seso perdido , el discurrir errado,
los perros ladran , la angustia lo inunda todo,
un difunto te mira y calla, es honesto
y tiene frío, obediente reside en ese cuadro;
arriba, una ventana gruñe con el viento,
y el viento es un pez podrido
tan insano como la noria que no para en las entrañas.
Duelen las uñas y las cosas duelen,
duele , incluso, el aroma feliz de los pináres,
la vida no es más que un insoportable
dolor constante, sombra de gritos inaudíbles,
ruido extremo al respirar por la mirada.

Paco José González

No hay comentarios:

Publicar un comentario