lunes, 18 de enero de 2016







TAN CERCA DEL MAL ANDUVE, QUE DE Mí JAMAS SE FUE







( SONETO ENDEMONIADO)
... a todas las Celestinas, alcahuetas, que nos pudrieron la vida, que nos odian hasta dolerles , y que alguna vez ensuciaron nuestras mejillas con sus labios, y nuestras almas con palabras cariñosas impregnadas de arsenico..


Anciana y putrefacta el alma tuya,
desde el origen mismo de su engendro, 
si el mal atisbas , gritas: ¡ lo emprendo!,
y no hay acción que tu vil afán excluya.

He de reconocer el daño cruel,
que contra mi ser has asestado,
dejando mi nombre ya infectado, 
quebrándolo activando tu troquel.

El molde que utilizas da buen fruto,
ya no aspiro, destruido, a estar ni ser,
y en tu lengua me llevas de usufructo.

Hube de morir, al consentirte ver
tan cercano a mi tu llanto bruto…
y el mal en mí, al verlo florecer.

Paco José González

3 comentarios:

  1. Muy fuerte... a veces el sentimiento sabe a hiel y a dolor,
    y eso se pinta en el cuadro arcaico de la vida, de lo que fue vacilante para poderlo asimilar, cuantas veces deseamos morir para
    no sentir el lastre de todo lo que nos rodea, mas la vida es paño de lagrimas exclamadas con la pena de querer cambiar lo que no se puede cambiar. abrazos mi poeta paco josé

    ResponderEliminar