domingo, 2 de febrero de 2014



EL AMOR SE TORNÓ EN NADA









  Sólo eres la mirada, antaño hermosa,
 que impregnò tu cuerpo de belleza.
 Alimenté, ya digo,exhausto y
deseoso un amor improcedente.
   Los cristales injustos del miedo,
 proyectan hoy como ayer,
 mi luz sobre tus sombras.
 Esculpí tu existencia a golpes
 de obsesiòn desmesurada,
 vacuo palacio en el desierto.
  Nada impulsa ya mi corazòn
hacia el sendero de tus manos,
 nada, empíricamente confirmada
 en el sosiego del olvido.
 Nada. 
 En todo caso la luz que proyecté...,
 que lánguida y temerosa regresa y
 busca mis labios amorosos y desiertos.
 Nada.
  No detesto tu ser ni tu sonrisa
, no maldigo tu vida ni tu alma,
 no suspiro ni lloro por tu ausencia
ya que sombra solo eres en mis días-
 Sombra intangible
,que acaso fuè en mi "Luz ,que Agoniza".
 Bendigo tu distancia como amè lo que no fuiste.
 Nada, màs alla de mi extraña forma de sentir.
Nada.  
  



No hay comentarios:

Publicar un comentario