lunes, 3 de febrero de 2014



                 


Regreso del internado

La lluvia acaricia al frio de diciembre. Los cristales del autobús son una película gris claro y opaca , (una radiografía sin huesos, que el sol plateó en cualquier vertedero, en cualquier camino)impidiendo sentir la inquietante  y tenebrosa hermosura de las marismas, el Odiel es un crispado mar dentro de un rio.

Atrás queda el Conquero , atalaya primaria y ocre donde Cernuda fue amado, cabezo ancestral de cuerpos curtidos por siglos de olvido, atrás el astillero moribundo , agonizando a la sombra de la industria que fue. En "el carro" permanece , a medio constuir, un buque oxidado antes de nacer a la mar, es una aterradora presencia, "Titán siniestro" ,que custodia la triste ciudad perdida , que se nutre contra natura de ácido nítrico, azufre, cloro y triste celulosa que  secuestran despertares.

Atrás quedan las mañanas eternas, las tardes vacías y las noches de cárcel en pabellones silentes donde se almacenan juveniles sueños, furtivos placeres en habitaciones limpias y sencillas con cuatro camas y miles de dudas.

Atrás ya no cuenta, no quiero que cuente, impido que sea, aunque de nuevo será. el Pinar empezó hace un rato a mi derecha, me adentro a "lo verde"...y el autobús grita de vejez en cada curva.

Aparece el valle de almendros y dicha, Mogaya querida. Mi corazón huye por la boca y lo sostengo, le impido la huida, y se diluye amoroso por todo mi cuerpo, nostálgico y puro. Adivino mi casa, la pienso y me reconforta la lumbre perenne de la chimenea encendida, me estoy acercando a la vida.

Tengo quince años , me embarga desde hace mucho tiempo una amarga tristeza hiriente , cruel y envolvente que hace a mi dicha cautiva.

Estoy llegando a mi pueblo, Cartaya es una promesa dulce y blanca, una isla querida, una amante añorada, una suave esperanza que ejecuta en mi rostro una leve sonrisa.


Diciembre de 1982

2 comentarios:

  1. Tus letras transportan mágicamente a aquella época y a aquel lugar. Describes maravillosamente el paisaje y el entorno, y sobre todo las sensaciones. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  2. Gracias,Paco por darnos algo tan hermoso,tan maravillosa y amorosamente escrito.¡Cómo se nota que tus palabras las sientes...,que tus escenas de antaño vividas las traes y las evocas-con una caricia!.Si tu Poesía es una hija buena...tu Prosa es una madre amorosa y tierna!.Enhorabuena.!!

    ResponderEliminar