sábado, 7 de febrero de 2015

 

CRECIENDO EN SOLEDAD.






Mi cuerpo cansado no busca la dicha,
habito en mi , de eso me alimento,
fugaz destello.¿ Bellezas anheladas?,
atrás quedo esa senda intransitable.
Dolor no siento en mi vasta soledad,
acompaño las tardes con lecturas,
pequeños placeres cotidianos,
que a la paz conducen en sosiego.
 
Diviso en lontananza la lucha por
crecer entre los hombres todos,
suicida carrera al desengaño,
no persigo ya triunfos ni glorias,
me descarto como humano vencedor.
Aquí, en este pasar de las verdades
sobre el ser que fui creando,
en este habitáculo de tibia mansedumbre,
aquí, donde  converso con mi sombra
y deambulo por pasillos solitarios,
amagos de avenidas despobladas,
 me busco a cada instante,
me hablo y me conozco un poco más.
 
No añoro la felicidad que nunca tuve.
Soy ya parte de los entes invisibles,
acaso un número cualquiera
en  algún ordenador, un dato
que se esfuma con el humo
de un cigarro en la eterna madrugada.


Paco José González

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario