sábado, 28 de marzo de 2015

Siento tu sombra profunda







La tarde cae, como una vida,
como todas las vidas ,que se apagan
y descansan sin la luz ,
sin las ganas y las ansias,
sin los sueños ni las prisas
por sentir que se está vivo.
Mueren las vidas amadas
y en un despertar terrible
grito de dolor y desconfianza.
He vuelto y nadie me espera,
la casa está vacia y desgarrada,
los muebles agonizan en silencio,
y en el patio, ayer azul, sólo tu sombra
profunda y oscura como un nicho,
sepulcro de lo amado.
La tarde cae y no creo en la esperanza,
ni en la risa de los niños, que se fueron,
como  la lluvia calle abajo,
como tu sonrrisa y mis latidos
al mirarte.
Cae la tarde, se adivina el plomo ,
acechante y triunfador,
expectante como fiera en plena caza,
como las heridas de muerte,
como un dia sin música,
como un diagnostico terrible,
como el odio,que adivino
en las sombras de mi amor
sobre tu cara.
Paco José González

4 comentarios:

  1. Emotivo poema de sedosa ternura que envuelve al mismo arrebato en un perfume.

    Para mí, la vida es eterna más allá de los cinco sentidos.

    Un saludo poeta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. La tarde cae, y con ella se aviene la esperanza y la desilusión y estas ganas de vaciarse uno por dentro y no poder. Grande, Paco, sensacional. Te dejo mi última entrada, por si te interesa. Abrazos http://www.ourgodsaredead.blogspot.com.es/2015/03/el-sistema-de-mario-conde-un-estudio.html

    ResponderEliminar
  4. Gracias, ALex, si me interesa, y gracias por tu atención.

    ResponderEliminar