jueves, 30 de enero de 2014

 

 
Perdón

Si amar no puedes en agonía fatal
por  el dolor  de heridas que atenazan
como crueles esposas- ¡oh, frio metal !-,
 que fieras incapacitan y amenazan,
¡llora!,
llora en soledad de muerto en vida,
ausente de la risa y los abrazos,
huérfano del bien, que el tiempo olvida,
lacerado  por las penas y sus lazos.
 
Si pides tú perdón casi temblando,
perdona púes y sigue caminando.

Paco José González




3 comentarios: