domingo, 28 de diciembre de 2014

DE TAN TRISTE ME PARTO Y ME CONSUMO







De tan triste me parto y me consumo,
soy ceniza de un ser desvencijado,
devastado por la vida, por los sueños
que se tornan pesadillas destructoras.

No soporta mi alma el existir,
 ahíto de dolor en los adentros
vomito lo que vi y lo que se...
una rama seca en el camino.
Vacios  de tanta angustia acumulada
 se pudren mis recuerdos  y mi vida.

Una leve caricia del viento
es la felicidad completa,
a nada aspiro más  allá  de la tenue
paz de este ocaso solitario,
de este atardecer de otoño, limpio.

Paco José gonzález

No hay comentarios:

Publicar un comentario