domingo, 28 de diciembre de 2014

NO ME CONOCERÁS CUANDO TE BESE.








¿ Sabes amor?, pronto arribaremos al Invierno
Y en el otoño morirá  de tiempo herido,
“el dulce pájaro de la juventud vencida”.
La brisa de este tierno amanecer es un presagio
de la escarcha que helará  nuestros pulmones
ya cansados como piedras solitarias.
Está creciendo la hierba en el valle,
el olvido tendrá prisa por verlo.
Se acerca el tiempo de marismas infinitas,
llanuras  de cartón y arena  inerte,
y, como niños infelices,  lloramos sin consuelo.
No me conocerás cuando te bese, mi rostro,
se diluye  a cada instante como las promesas
que al nacer hace la vida, impasiblemente cruel.
¿ A qué tanta premura por  alcanzar el horizonte?,
despierta, ya me fui y no volveré,
olvida mi existencia, jamás en ti habité.
Etéreo he de volver a la absoluta oscuridad,
donde me abrazarán las alas de la duda
Y por la ignota senda avanzaré herido,
eterno súbdito del miedo insoportable,
hijo  del vértigo gris del precipicio.




Comentario del autor
:Imaginad una pareja que se ama profundamente, son aun relativamente jovenes , no alcanzan los sesenta añso de edad, en una de estas maniobras crueles de la vida le diagnostican a uno de los dos una feroz enfermedad que le llevará a olvidarlo todo, la otra persona, el otro amante ve como se irá desvaneciendo su ser, su identidad de la mente y el corazón del ser que más ama. Ese sentiminto tan doloroso que, creo, debe sentir esa persona, me ha inspirado este poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario