miércoles, 24 de diciembre de 2014

PACO JOSE GONZALEZ

TIEMPO

Brevedad absoluta, casi eterna. 
Disparidad constante que acechas 
sobre un fondo de atrezo, 
representación perpetua. 

Lagrimas pendulares tornadas 
risas sin eco , cuerpo sin alma, 
luna de día. 

Inútiles lamentos, ancestrales 
como una noche de viernes, 
donde siempre se acaba 
el mundo. 

Ayer, hoy, mañana.... 
ondas de una piedra infantil 
lanzada inútilmente 
al lago del vivir. 

Brevedad absoluta, casi perfecta. 
Piel de tambor endurecida 
por golpes de una extraña 
música incesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario