viernes, 26 de diciembre de 2014


PACO JOSE GONZALEZ


DESEADA QUIETUD








Perenne en ti permanecer deseo, magno sueño
acribillado por las balas que arrecian cada día.
Angustia que desola los campos
y para los relojes de Saturno estremecido
es tu ausencia … “Deseada Quietud”,
si, maldito dolor improcesable,
creces en las vidas solitarias
como ropa tendida eternamente,
olvidada por los seres que con ellas
vistieron dichosos en la luz.

Muere la brisa y todo muere,
ramos marchitos de esperanza,
ora tornados en plástico eficiente, 
ora pudredumbre invicta y emergente

Nacer a “la no vida” no es nacer,
es vivir una muerte en varios actos, 
como un folletín de necedades,
calendario inexorable de anuales amarguras,
en sí, un laberinto cotidiano.
“Deseada quietud” de tardes idas, 
a tu amparo anhelo, infantil y casi humano,
cruzar los valles, las cañadas y los páramos,
oteando, quizá , ulteriores vidas,
que muestren felicidad exógena 
y tan “divina” como el olor de una iglesia en primavera,
romero amado de mi infancia,
y , de súbito, marquen felices mi rostro,
un ramillete de lágrimas extraviadas,
un suspiro de querencia, un atisbo,
de leve y dichosa añoranza.




3 comentarios: