jueves, 22 de enero de 2015


ESCUPE LA VERDAD, NO PASA NADA










Caballero con andrajos de armadura desgatada
por los vómitos del tiempo y la parranda.
Clandestino rey de un país desvencijado.
Gritas al viento y la brisa te contesta,
bailas la antigua danza del desterrado
de sí y de los demás, lobo en las estepas
de esta ciudad de piedra, plomo y plata,
en las esquinas rimbombantes de la nada.
Miserable y peligroso llevas navajas sonoras
que al mundo servil le clavas despiadado.
¡Abrázate a la noche en las orillas!.
¡Aúlla tus verdades a la luna aburguesada!,
"Musita" de poetas oficiales y grandiosos,
que componen sus poemas en salas acorchadas,
en el ministerio absurdo del comercio y la palabra.
Sigue, ¡escupe en ese muro de cemento y subvenciones!,
¡micciona sin temor en esa esquina iluminada!
y rie , loco maestro de los muertos bien vestidos,
que seguros de ellos mismos deambulan sin mirar.


Paco José gonzález



8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este poema es una enfurecida crítica a la existencia en, supuestas ,sociedades avanzadas de excedentes humanos.
    Me duele , me desgarra que existan cementerios civiles donde habitan los que todo lo perdieron, las almas que vagan , invisibles para todos nostros, afeando las ciudades ( para el poder político, sea del signo que sea) , para mi, dandome muestras fehacientes de que el hombre siempre será un lobo para el hombre.
    Muchas veces me he metido mentalmente en los adentros de estas personas, a las que solo bailar al compas del viento les queda.
    Ninguno de nosotros estamos a salvo de malvivir "escupiendo nuestra dura verdad"

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho,muy lindo como todo lo que escribís.

    ResponderEliminar
  5. La naturaleza del humano, quién puede con ella. Creo que a eso hemos venido al mundo a despojarnos de nuestros propios genes para poder decir que mejoramos la raza.

    ResponderEliminar
  6. Tender la mano o sostenerles la mirada es parar el tiempo y luego escapas por temor a ser atrapado en ese instante. Gracias por emocionarme una y otra vez

    ResponderEliminar