viernes, 23 de enero de 2015









HUMANO CONDENADO

(Soneto fragmentado)





Radiante y cristalino instante
que de amor y luz te sobra espacio, 
no tronques nunca, súbito, en cansancio,
aférrate, feliz, a este semblante.



El alma que se pudre ante los lances,

condena de los dioses, pues, recibe, 
por no saber cuidar lo que percibe,
despiadados , sentencian estos trances.

¡ TEME HUMANO AL OLIMPO TAN LEJANO!...

que Zeus no perdona la tristeza,
en ese corazón tan desalmado.
Son los Dioses derroche de crudeza,

Y el "homo": un roble desojado,
que jamás habita en la certeza,
" Sisifo, ¡eterno abandonado!".

3 comentarios:

  1. En verdad, el mito de sisifo no es más que una ancestral metafora de la humana vida(una carrera de obstaculos cuya meta es la muerte). Todos cargamos con nuestra enorme piedra y, todos queremos salir del foso que supone el tedio vital, "la insoportable levedad del ser": El premio es encontrar la dicha, quizás, buscar la inmortalidad, pero somos minusculos organismos en un cosmos infinito, incomprensible. todas las piedras no son iguales, ni todos los Sisifos practican la misma conducta, algunos nos empecinamos en subir hasta la cumbre de la sima lugubre y fria una y otra vez, tarea infructuosa , otros dejan la piedra abajo, apoyan sus espaldas en ella y olvidan el castigo de zeus cantando por bulerias

    ResponderEliminar
  2. Paco me ha encanado este soneto de una melodía uuff por eso los sonetos me gusta leerlos en alto son siempre especiales, unas letras reflexivas y profundas y la la verdad como un templo, un saludo cariñoso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar