martes, 13 de enero de 2015




NADA 


Parte I



Saber certeramente la verdad.
La incontestable verdad hiriente.
Ni páramos umbríos, 
ni ciénagas terribles,
ni cárceles del alma,
ni sangre por lo amado:
¡NADA!. 


Parte II



Sólo el dolor ahuyenta al hombre
de buscar el olvido inexorable.
Dolor como arma de la vida,
animal escaramuza,
en pos de lo perpetuo:
¡NADA!.

Parte III



Surcamos mares de quimera enmohecidas
con una ilusión impuesta... implantada.
Deambulamos por caminos circulares
y calles con un muro por salida:
¡NADA!.

Parte IV






Ya, ni lloro ni sonrío,
murió en mí la carcajada,
ni por dentro ni por fuera quedan lágrimas.
solo una pesadumbre
desde la sien hasta mis pisadas:
NADA.

Paco José González







1 comentario:

  1. Quizás la verdad sea una dama vestida y descubrir su ser, se confunda con sus ropajes primero con su desnudez después, pero su esencia sea siempre inalcanzable .

    ResponderEliminar