jueves, 8 de enero de 2015

Mentiras Cotidianas









Llamar quisiera "algo", al lugar
donde habita la quimera,
donde, empecinado,
rastreo las huellas que dejé.
Llamar quisiera, digo,  realidad,
a la verdad de quienes
repudian mi existencia.

Llamar valor a sus dentelladas
de alimañas venerables.
Llamar quisiera, reitero,
coherencia a las conductas,
que brillan para ocultar
la ponzoña, que preña
su intención.

Llamar quisiera mío
a lo poco que me dieron
o cogí alguna vez
de forma improcedente,
a las mañanas de miedo,
a las tardes de angustia,
al querer morir después
de las dos ,y morirme, sin querer,
pasadas las diez.

Lamar quisiera "la verdad"
al discurso de la "cohorte",
"senadores" unidos
por el odio que provoco
en el conjunto,
que hacia mi dirigen sus dagas.
¿También tú, Bruto?

Llamar quisiera
a las cosas por su nombre,
valorar  “ a las gentes
por  lo limpio de sus voces”,
y vivir más allá de la frontera
donde las paredes
llevan el color rojizo
de mi alma.
Libre de mí  cuando me aferro,
libre de mí cuando marcial,
reemprendo la contienda.
Libre de mí cuando tiemblo,
libre de mí y de mis sombras.
Libre, sólo libre,  cambiándome
de brújula, mudándome de "sueño".

Paco José González



5 comentarios:

  1. Nombrar un anhelo de libertad y una realidad sincera.

    ResponderEliminar
  2. Me ha producido placer leer este y también otros de tus poemas que he visto poco después. En ellos hay una huella íntima, compleja y atrayente que me acerca al fondo personal que debe tener toda poesía, también percibo una buena dosis de trabajo. Enhorabuena Paco José. Te seguiré.

    ResponderEliminar