lunes, 5 de enero de 2015

Mañana de Domingo






                                                                            A mi amor por la vida.

Mañana de Domingo,
mi rostro reflejado
en el cristal del  miedo,
ventana ,que separa
mi vida de la vida.

Sentado sobre el trono
de la tristeza tenue,
resurjo de la mar
y encaro el temporal
sin fuerzas pero firme.

Voy encajando piezas
de un puzle inexorable.
Ya siento que la sangre
circula por mis venas,
con un caudal aùn pobre.........
pero diviso "tierra"
y no son espejismos.

Me miro y no conozco
al ser ,que se refleja.

Mañana de Domingo,
la primavera emerje
meciendo la arboleda,
cubriendo el horizonte
de plomo amenazante.....
pero mis ojos tristes
reflejan cierta luz,
ternura y soledad.

Final del laberinto,
porque diviso "tierra"
y no son espejismos.

Paco josé González




No hay comentarios:

Publicar un comentario