martes, 13 de enero de 2015

Mi piel es la tristeza.








Mi sangre no es azul, ni roja ,
 ni dorada, mi sangre es purpura indeleble,
 que nutre mi existir descompensado.
En la baranda del mirador de las nostalgías

observo la ciudad y las ciudades,todas una,
y una ,como todas, encendidas y murientes
en ocasos diseñados por el miedo.
Hileras amarillas encienden avenidas crueles
y mortales de ruido equidistante y cotidiano,
los autos son pequeñas "minividas" en escala,
todo en ellos equivale al pasar por esta senda
tan poblada y a la vez tan desolada,
inexorable tristeza soportable, amortizada,
como un pobre en la puerta de una iglesia,
como un niño de las calles, sin futuro,
como un muerto que se queja del entierro,
como un rico que escapó por la ventana
tras ,atònito, comprobar que la existencia
no se endulza con poder adquisitivo,
como un santo a quien le dicen que no hay "Cielo",
como un perro malcriado, que ya estorba en el verano.
Asi es mi piel,caprichoso conjunto ,que protege
mi alegria profunda,la alegria del sabedor 
que la mañana la inventaron una tarde de "parranda".

(Paco José González)





1 comentario:

  1. Seviila tiene dos partes ,
    dos partes bién diferentes,
    una donde van los turistas ,
    otra donde vive la gente...

    Kiko Veneno

    ResponderEliminar